Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

martes, 26 de julio de 2016

13 frases de gente tóxica. Conócelas para estar preparado...







Recopilación de frases de gente tóxica. Éstas son las armas que utilizan las personas tóxicas para manipular y envenenar a las personas que tienen cerca. Si te las aprendes, te será más fácil detectarlas y sabotear su efecto en ti.

FRASES DE GENTE TÓXICA

“Con lo que yo he hecho por ti ¿Ahora me haces esto?”
Con esta frase te hacen sentirte culpable. Te recuerda algo que ha hecho por ti en el pasado para que ahora te veas obligado a devolverle el favor. Es común en manipuladores (aquí un artículo sobre cómo reconocerlos). Por ejemplo: el tóxico fue amable contigo, te dejó el dinero que te faltaba para pagar la compra, pero ahora te está pidiendo que le dejes una cantidad mucho más alta y no te quiere decir para qué.

“Lo has hecho genial, pero podría ser mejor.”
El tóxico disminuye el valor de lo que has conseguido para bajar tu autoestima. Una persona con baja autoestima es más débil y lo saben. Con esta frase consiguen hacerte dudar de tu trabajo. No es suficiente, siempre hay algo mejor que tú no puedes hacer, siempre hay un detalle que no es como mejor podría ser. Así, si se repite mucho, terminarás pensando que eres un mediocre sin valor.

“Muy bien hecho, pero ya es tarde.”
Con esta frase tóxica pueden eliminar todo el valor de lo que has hecho. El tóxico se inventa alguna condición para que lo que has hecho no valga nada. Por ejemplo: una persona tóxica le dice a su pareja que le gustaría que le comprara un perfume. Cuando su pareja lo compra, el tóxico le dice que ya no lo quiere porque no ha sido un regalo espontáneo.

“No es por criticar, pero eso que estás haciendo no pinta bien.”
Dicen que si en una frase hay un “pero”, puedes eliminar todo lo que se ha dicho antes. Éste es un claro ejemplo. El tóxico recurre a una crítica sutil para sembrar dudas en lo que haces. Suele ser una táctica utilizada para boicotear algo sobre lo que el tóxico tiene envidia.

“Tú tienes la culpa de que yo haya fallado.”
Con esta consiguen evadir la responsabilidad de sus actos. El tóxico se hace la víctima de la situación para quitarse un peso de encima. Además, intentan desviar hacia ti ese peso. Si lo consiguen, habrán matado dos pájaros de un tiro: evitar responsabilidades y hacerte sentir culpable. Es una táctica muy común en neuróticos.

“¿Cómo te atreves a hablarme así a mí?”
Es una buena defensa del tóxico cuando rechazas sus propuestas. En la mayoría de ocasiones, interpretan que les has hablado o tratado mal cuando haces algo que no quieren.


“Si no vienes a verme me quedaré solo todo el día”
Chantaje emocional enviado directamente para hacer sentir culpa a la víctima. “Tienes razón, no valgo para nada, ¡Soy lo peor!”
Es la frase clave del tóxico victimista. La utilidad principal es evitar el mundo real. El tóxico dice algo negativo sobre sí mismo para que tú reacciones con compasión y le levantes el ánimo. Es la herramienta principal de los tóxicos para que no te alejes de ellos, provocándote pena por ellos.

“¡Eres un (cualquier insulto)!”
Esta ocurre cuando el tóxico te descalifica para reducir tu autoestima. Se asegurará de conocer tus debilidades para insultarte como más te duela, dejándote en un estado de debilidad.

“Así son las cosas, no puedo hacer nada.”
Con esta frase, el tóxico evita cambiar cómo es y cómo actúa. Cuando se trata de problemas, hacen que la responsabilidad sea algo externo y alejado de ellos. “Es que yo soy así” es otra de las frases que utilizan para excusar sus actos.

“Me has hecho mucho daño, no me lo merecía.”
El tóxico se ofende fácilmente. Usan este tipo de frases en cuanto sienten que te escapas, que te alejas de su control. En el momento en el que hayas hecho algo que no le guste se sentirán dolidos, llorarán, no pararán de repetirte el daño que les has hecho y provocarán que intentes compensar tu “error”.

“Sin ti yo no soy nadie”
Este es un ejemplo de una persona tóxica con autoestima baja y externa, en la que la valoración de sí mismo depende de otra persona. Es una conducta típica de la personalidad neurótica. El caso contrario es la siguiente frase, también tóxica.

“No eres nadie sin mí.”
Con una deformada y alta autoestima, el tóxico narcisista y el tóxico psicópata se creen mejor que los demás. Te convencerán para que creas que no puedes vivir sin ellos, que no podrás superar tus problemas y que los necesitas. Para ello, utilizarán tus mayores debilidades en tu contra.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...