Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

domingo, 28 de agosto de 2016

10 Cosas que puedes decir a tu pareja en vez de "Te Quiero"


Decir "te quiero" puede convertirse en una especie de signo de puntuación en una relación de largo recorrido; las parejas lo dicen al terminar una conversación telefónica, o mientras cierran la puerta de casa, o cuando están medio dormidos en la cama. Y no hay nada malo en ello, de hecho, expresar afecto suele ser algo bueno. También es una buena forma de ver cómo va la cosa con tu pareja cada día (o varias veces al día).



El problema es que, cuando se dice muy a menudo, la frase puede resultar algo mecánica. ¿Cuántas veces dices esas dos palabras, "te quiero", sin pararte a pensar de verdad en el hecho de que amas a esa persona? Sí, claro, la mayoría de las veces. E insisto, no hay nada malo. Todos estamos liados, tenemos un curro al que ir, estados de Facebook que actualizar, malas hierbas que arrancar, correo que abrir, sexo que practicar... Si tuviéramos que pararnos a meditar sobre lo que significa querer a alguien cada vez que decimos "te quiero", nunca tendríamos tiempo para ir a hacer la compra.

Dicho esto, a veces resulta agradable tomarse ese tiempo para reflexionar sobre lo mucho que tu pareja significa para ti. Aquí te mostramos 10 sugerencias sobre lo que puedes decirle para verbalizar ese sentimiento; aunque estas palabras son mucho más difíciles de pronunciar sin pensar en lo que de verdad significan. En especial las partes que te hacen sonrojar. ¡Pero no las vayas a gastar todas el mismo día!

1. Estás más bueno (o buena) que... (insertar elemento final de la hipérbole).

La parte variable de la exageración (que los picatostes, que los cacahuetes fritos con miel, que el pan, un clásico) debe expresar el abrumador sentimiento que te invade a causa de la soberbia apariencia de tu pareja, únicamente comparable a la energía desprendida durante la fusión de los núcleos de tritio y deuterio en una bomba H.

2. Hoy estoy más enamorad@ de ti de lo que estaba ayer.

Nos gusta la especificidad de la frase. No implica sólo que amas a tu pareja más de lo que solías, sino que hoy de verdad te sentaste a pensar en el hecho de que tu amor ha aumentado durante las últimas veinticuatro horas.


3. Me has hecho reír tanto que casi me meo encima.

Bueno, igual puedes saltarte lo del pis. Pero pillas la idea, ¿no? Por suerte para las parejas monógamas de larga duración, el sentido del humor no decae tanto con el tiempo como cuando un pene o unas tetas llegan al nivel senior. Aún así, es fácil olvidar lo divertida que es tu pareja. Esta frase es un recordatorio para que dediques tiempo a hacer reír al otro y para saber valorarlo cuando sucede.






4. Me encanta tu cuerpo.

¿Cuándo fue la última vez que dijiste algo por el estilo a tu pareja? Claro que sabe que le quieres, ¿pero sabe del deseo que su cuerpo sigue despertando en ti? Mira a tu pareja donde más te guste y cómetela con la mirada. Llega un punto en toda relación en que esto se convierte en un piropo.

5. Hoy odio a todo el mundo, pero a ti... a ti te soporto.

Y es que a veces es mejor un medio piropo que ninguno en absoluto. Porque hay algunos días que lo mejor a lo que se puede aspirar en un matrimonio es a poder estar con alguien a quien poder aguantar, un día sí y al otro también.

6. Me encanta verte correr/dar un discurso/tocar un instrumento/hacer una foto.

Dar dos pasos hacia atrás y admirar a tu pareja es una buena forma de incrementar el intervalo erótico entre los dos. También sirve para recordaros lo que sentisteis al conoceros, cuando pensaste por primera vez que tu pareja era la pera limonera.

7. Me encanta cuando hablamos y también cuando estamos en silencio.

Hablar es relativamente fácil pero un silencio sociable, cómodo, es algo por lo que hay que trabajar.

8. Estás mejor ahora que cuando te conocí.

Envejecer deprime a todo quisqui. Esta frase funciona mejor si puedes ser más específico, es decir, encuentra algo en tu pareja que haya mejorado con la edad y piropéalo a tope: ¿un rostro más fino, quizás? ¿Un torso más musculado? ¿Una mirada más sexy?

9. Me encanta hacerte ç*&#%$.

Él/la/los/un... lo que sea. No tiene por qué ser siempre el misionero, con esto de la monogamia (y tampoco tiene por qué terminar la frase con "el amor" precisamente). [N del T: La frase admite variaciones, tantas como la imaginación del usuario].

10. Te quiero más que a el/la/las/los/un/una/unos/unas ç*&#%$.

Practica con diferentes finales. Nunca te equivocarás. Por muy hiperbólica que sea la hipérbole, ¡es imposible encontrar algo que quieras más que a tu pareja!

Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...