Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

lunes, 22 de agosto de 2016

¿Qué le pasaría a un astronauta si decidiera quitarse el caso en el espacio?

Lo primero que pensamos cuando nos hacen esta pregunta es que la cabeza le estallaría, esparciendo por el espacio todas sus entrañas, pero la realidad es muy diferente:

Si un astronauta decidiera quitarse el casco en el vacío, plasaría por un breve calvario que se puede resumir en nueve puntos:


1) En primer lugar, y de inmediato, todo el aire que tenía en los pulmones sale disparado con más fuerza que un estornudo. Los alveolos pulmonares se rasgan durante el proceso causándole mucho, mucho dolor. (Antes de quitarse el casco, es buena idea exhalar todo el aire posible)

2) Unos segundos después, el astronauta empieza a experimentar los efectos de la anoxia (es decir, la falta total de oxígeno en las células). También se hace caca encima: en 1965, la NASA expuso a un centenar de perros al vacío y comprobó que sus intestinos se vaciaban al momento.

3) A continuación el astronauta se da cuenta de que sus orificios nasales están muy secos y su saliva está “hirviendo”, pero no está caliente. Como explica la Ley de Boyle, cuando la presión disminuye, el volumen aumenta; en el vacío no hay presión, así que el agua se convierte en un gas inmediatamente (aunque la temperatura no suba).

4) Otra cosa que ocurre sin presión es que la piel se pone muy tensa; una tirantez no muy agradable, incluso dolorosa. El cuerpo se hincha por completo. Pero no, no explota. Se hincha hasta que la tensión de la piel se iguala con la tensión exterior.

5) El sistema circulatorio es un circuito cerrado, así que cuando baja la presión arterial porque los vasos sanguíneos se expanden, la sangre de las venas entra en ebullición (de nuevo, por la Ley de Boyle). Esto ocurre también en los ojos, pero no se saldrían de sus cuencas (como le pasa a Schwarzenegger en Total Recall /Desafío total/El Vengador del futuro).

6) Ahora que ha ocurrido lo anterior, las burbujas de gas en las arterias del astronauta podrían bloquear la correcta circulación de la sangre lo cual, bueno, puede ser mortal de muchas maneras distintas.


7) Si el astronauta está expuesto a la luz de una estrella, más le vale llevar una buena protección solar. En el espacio hay radiación cósmica de todo tipo, pero si tiene vistas al Sol entonces se quemará inmediatamente (por cortesía de todos esos rayos uva que impactarán contra su piel sin el escudo de nuestra querida atmósfera). Y se queda sin pelo, ni cejas, ni vello de cualquier tipo (porque se ha quemado).

8) Si el astronauta está en la sombra entonces probablemente se encuentre a cientos de grados bajo cero. Pero no se congelaría: el calor necesita algo adonde transferirse, y cuando estás en el vacío no puede irse a ningún lado, así que se mantiene en tu cuerpo.

9) El astronauta se quedaría inconsciente en 15 segundos. Lo sabemos por los estudios que se han realizado con chimpancés y  por los errores que han cometido los humanos en el espacio o en cámaras de vacío en la Tierra. 15 segundos es lo que tarda la sangre sin oxígeno en llegar al cerebro y dejarlo k.o.


Después el astronauta se quedaría flotando en el espacio, hinchado y con la sangre en ebullición, pero con el corazón todavía latiendo. Sus compañeros tendrían hasta 3 minutos y medio para rescatarlo con vida (es el tiempo máximo que sobrevivió sin secuelas uno de los chimpancés)


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...