Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

lunes, 22 de agosto de 2016

Un estudio demuestra que los estereotipos sexistas están firmemente grabados en el subconsciente.



El Enigma del cirujano

Hay una especie de problema que ilustra lo arraigados que están los estereotiposen la asociación de determinadas profesiones con el sexo de las personas.

Un padre y un hijo sufren un accidente de circulación. El padre muere y el hijo queda gravemente herido y es trasladado a un hospital. Cuando va a ser operado, el cirujano le dice a otro colega que le ayudará en la cirugía: «No puedo operar a este chico, es mi hijo».

Mucha gente se devana los sesos buscando una complicada solución. Algunos especulan con que el fallecido es el padre adoptivo y el cirujano es el padre biológico. La verdad es más sencilla: el cirujano es la madre del chico.



Jonathan y Elizabeth


Los investigadores de la Universidad de Harvard, Jack Cao y Mahzarin Banaji, concluyeron recientemente un estudio que ahondó sobre estas asociaciones.

Le preguntaron a las personas que integraron su grupo experimental que les dijeran sí un varón de nombre Jonathan y una mujer de nombre Elizabeth podían ser Médico o Enfermero (a). En ambos casos, conscientemente, la gente estuvo de acuerdo en que tanto Jonathan como Elizabeth podían ser o bien Médico o bien Enfermero (a).


Pero cuando se les pidió que respondieran instantáneamente pulsando un botón, la mayoría asoció a Jonathan con la medicina y a Elizabeth con la enfermería. El ejercicio se repitió con Richard y Jennifer, con las profesiones de médico y artista.

Para la mayoría, el varón resultó ser el médico y la mujer la artista. Conscientemente, todo el mundo estuvo de acuerdo en que Richard podía ser perfectamente el artista, pero pocos le asignaron esa profesión bajo el apremio del tiempo.

Mateo y Benjamín


Los investigadores les complicaron la vida a sus ayudantes cuando les pidieron escoger quién era el científico o el artista entre Mateo y Benjamín. Inconscientemente, no sabían qué responder.

Otro experimento realizado en 2014 había encontrado una fuerte relación entre el sexo masculino y las matemáticas. Dieron a los participantes una lista de nombres, la mitad masculinos y la otra mitad femeninos, y les pidieron que escogieran rápidamente a alguien para un trabajo en el que se requerirían buenos conocimientos de aritmética. La abrumadora mayoría prefirió a los varones.

Conscientemente hemos mejorado, pero ¡cuánto nos falta hacerlo en el inconsciente!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...