Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Una famosa presentadora salía en el vídeo de "Amo a Laura" y nadie se había dado cuenta.

Los Happiness fueron un grupo de música español ficticio, pero que se hizo más popular que muchos “reales“: nacido a raíz de una campaña publicitaria de Tiempo BBDO para MTV España, se hicieron famosos en 2006 gracias a la canción “Amo a Laura, pero esperaré hasta el matrimonio“. Podría decirse que fue uno de los primeros grandes virales de nuestro país.


repasamos-la-vida-personal-y-profesional-de-lara-alvarez-en-29-imagenes

La canción parodiaba los movimientos conservadores en defensa de la familia tradicional y se convirtió en un fenómeno de Internet gracias a que, en un principio, nadie estaba completamente seguro de si se trataba de algo completamente real o una broma.

Y es que la parodia estaba muy bien montada: junto al vídeo aparecía una organización también ficticia llamada Asociación Nuevo Renacer, “por una juventud sin mácula“. Dicha organización ficticia tenía como una de sus principales campañas “No mires MTV“, tratándose en realidad de una campaña realizada por la propia cadena de televisión.


El grupo lo componían cuatro jóvenes, dos chicos y dos chicas, que daban vida a la canción compuesta por Guille Milkyway. Con esta formación realizaron actuaciones en televisión, y todo: en La Noche de Buenafuente, en Channel Nº4 —aquel programa que presentaban Boris Izaguirrey Ana García-Siñeriz— y en un programa de la propia MTV llamado Kabuki.






Es difícil seguir la pista de los miembros del grupo… excepto de una.



La chica de rosa siguió vinculada al mundo de la música, aunque pasó a presentarse como Minimal, y publicó una canción llamada “Déjate llevar” que tuvo algo de éxito.



El chico de azul intenta salir adelante con actuaciones para la Academia Mithos de Barcelona. Ahí le tenéis:

 

El chico de amarillo se llama Jey Saes y actualmente es transformista; se casó con un hombre en el 2015.


Así explicó, allá por 2006, la experiencia: 

“Cuando grabamos el videoclip la intención que veíamos clara tanto yo como el resto de mis compañeros era la de la autopromoción de la propia cadena. Lógicamente, ninguno de nosotros buscamos ofender a ningún colectivo, porque lo vemos como una campaña divertida, pegadiza, y sin duda muy exitosa. No he pretendido jamás faltar al respeto a nadie, sino que la gente se lo pase bien con lo que hago.”


Ahora veréis el vídeo con otros ojos:



1 comentario :

  1. El chico del jersey amarillo no es Jey Saes. Lo conozco personalmente, me temo que su información no es correcta y rogaría que lo editaran.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...