Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

miércoles, 19 de octubre de 2016

7 sorprendentes beneficios para la salud de tirarse —y oler— pedos

Hay mucha gente que prefiere no hablar de ellos, pero lo cierto es que —afortunadamente—tirarse pedos tiene muchas ventajas que seguramente no conocías.


Los llames como los llames —pedos, flatulencias, ventosidades, cuescos—, o que huelan mejor o peor: los pedos cumplen una función fisiológica que compartimos todas las personas del mundo. Vale, unos más que otros… pero ese es otro tema.




A pesar de tratarse de algo universal, todavía hay mucho tabú a la hora de tratar el tema. Pero esto tiene que acabar; hace poco os contamos cómo las parejas que hablan sobre la caca sin sentirse incómodas son más felices,  y con los pedos podría pasar lo mismo. Para empezar, aquí tenéis 7 beneficios sorprendentes para nuestra salud de tirarse pedos.

Pero, ¿qué es un pedo?


Vale, sería muy raro que nunca os hubierais tirado un pedo en vuestras vidas. Pero por si acaso,os contamos que un pedo es el gas resultante al digerir los alimentos en el intestino, cuando estos se descomponen en los nutrientes más simples.

Esta cantidad de gas depende de muchos factores, pero el principal es el tipo de alimento que hayamos comido. Como todos sabréis, algunos son más flatulentos que otros: por ejemplo, las legumbres o la coliflor.

Por lo tanto, los pedos son completamente normales y, hasta cierto punto, inevitables. Sería una consecuencia del desecho como lo pueden ser también la orina o las heces.

Estas son algunas de las ventajas que tiene:




Reducir la hinchazón.


Cuando has tenido una comida demasiado copiosa o flatulenta, tus gases empezarán a hacer de las suyas. Lo mejor para nuestro bienestar es que los soltemos, de lo contrario sentiremos hinchazón y pesadez. Vale, no os vamos a recomendar que los soltéis de cualquier manera:buscad un baño o esperad a quedaros en soledad… ¡pero soltadlos!

La distensión abdominal, aunque no es peligrosa, puede dificultar la actividad, hacernos sentir más incómodos al aumentar la presión de nuestra ropa, y además podría impedir el correcto tránsito intestinal. Sea como sea, al expulsar nuestros gases nos sentiremos mejor.


Es bueno para tu colón.


Desde pequeños nos han empezado a aguantarnos los pedos… pero solo en público. No podemos aguantarlos de manera indefinida, y según los médicos apretar el esfínter durante mucho tiempo puede acabar causando problemas en el colon.

No os queremos asustar, pero si el colon se hincha y existe alguna debilidad o laceración en las paredes del tracto digestivo… podría romperse.


Nos alerta de manera temprana de problemas de salud.


Se calcula que una persona podría expulsar entre 10 y 20 pedos a lo largo del día, en muchas ocasiones sin darse cuenta. Se trata, por lo tanto, de algo normal y habitual, y por lo tantocuando existe una variación en la cantidad de pedos, o en su olor, podría alertarnos de un problema mayor.

De hecho, si el olor pasa a ser demasiado nauseabundo, y además existen dolores asociados, lo mejor es ir al médico. En algunos casos podría tratarse de casos de intolerancia alimentaria, y en ocasiones problemas más graves como el cáncer de colón.

Hasta el olor es bueno para ti.


Una gran noticia especialmente cuando queremos disculparnos por el olor de uno de nuestros pedos, ¿vosotros sabíais que oler estos gases es bueno para la salud?

Pues sí, según varios estudios realizados, respirar pequeñas cantidades del sulfuro de hidrógeno de nuestros pedos podría ayudarnos a protegernos de enfermedades futuras. ¿Que qué es el sulfuro de hidrógeno? Pues es precisamente eso que hace que los pedos huelan a huevo podrido.

Se trata de un compuesto tóxico en grandes cantidades… pero en pequeñas dosis por lo que parece es capaz de evitar daños celulares, prevenir accidentes cerebrovasculares e incluso ataques al corazón.

Nos ayuda a equilibrar la dieta.


Como cada tipo de alimento va a producir distintos tipos de gases y concentraciones, los pedos nos van a permitir saber qué nos falta o qué nos sobra en nuestra dieta. Si por ejemplo sufrís de meteorismo —abultamiento del abdomen producido por la acumulación de gases en el tubo digestivo—, podría ocurrir que necesitéis reducir el consumo de fibra o legumbres.

O por ejemplo, si los pedos huelen muy mal puede que necesites reducir el consumo de carne roja, y aumentar la carne magra o el pescado.

La cantidad de pedos depende del estado de tu flora intestinal.


Algunos alimentos flatulentos como el repollo, la col rizada, el brócoli y las legumbres proporcionan muchos gases, pero son necesarios porque fortalecen la flora intestinal. La presencia de estos microorganismos, que causan gases para alimentarse, favorece la digestión y la absorción de micronutrientes.

De esta manera, podría decirse que cuantos más pedos produzcamos, la salud de nuestro tracto digestivo será mejor.

Es un gran alivio —aunque esto ya lo sabíais:


Vale, incluso antes de conocer todas estas ventajas, ya sabíamos que tirarse pedos es un alivio inmenso, como lo son otras funciones excretoras de nuestro organismo. Estos desechos están hechos para soltar lastre lo antes posible…

Cuando nos aguantamos estos fases podemos sentirnos incómodos, e incluso malhumorados e irritables. Sin embargo, lanzarlos es toda una liberación.

La próxima vez que sufráis de gases, ya sabéis: buscad un sitio idóneo y deshaceos de ellos. Y si alguien os pilla y le parece mal, ¡compartidle este artículo!


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...