Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

sábado, 22 de octubre de 2016

Sexo entre superhéroes: 10 viñetas tórridas que no verás en cines


El cine de superhéroes tiene de todo: mucha acción, diálogos ingeniosos y dramas profundos, pero aún le falta algo muy importante: Revolcones superheróicos.

En el universo cinematográfico de Marvel y de DC los superhéroes han llegado a lugares inhóspitos, se han enfrentado a criaturas de otro planeta, han sobrevivido a la destrucción de ciudades enteras, sin embargo, algo muy fuerte les impide ir al dormitorio. Bueno a todos menos a Tony Stark que no tiene ningún problema en tirar los trastos a la mismísima tía May como pudimos comprobar en Capitán América: Civil War y a Deadpool cuya irreverente forma de ver el mundo también implica un poco de rock and roll. Y claro, que los superhéroes no se vayan de vez en cuando a hacer guarradas implica que la tensión sexual no resuelta entre la Viuda Negra y Capitán América, entre la Viuda Negra y Hulk, entre la Bruja Escarlata y Vision o entre Batman y Wonder Woman explote en el peor momento posible.

Así que ya que los directores no se atreven a calentar el ambiente, en CINEMANIA y basándonos en un artículo publicado por Comic Book Movie, hemos decidido elaborar este informe con las viñetas más tórridas que (muy a tu pesar) nunca verás en cines.







Harley Quinn y su “coche de payaso”


Joker está demasiado ajetreado con todo el rollo de sumir la ciudad de Gotham en el caos total. Y su cabeza siempre está llena de deseos criminales. Matar a Batman es una de sus pasiones… ¿Y el sexo? A Joker no le interesa el sexo. Y claro esto provoca que Harley Quinn tenga que buscar los mimos en otros brazos.

El afortunado es Deadshot. En Escuadrón Suicida #3 el escritor Adam Glas y el artista Cliff Richard firmaron esta escena en la que los dos antihéroes se lo montan en un baño. Además tuvieron la ocurrencia de que Harley Quinn escupiera un chiste obsceno al comparar su vagina con un coche de payaso, ya sabéis… un coche lleno de cachivaches. Y bueno, en fin, ella es un payaso…

Clasificación: Un rombo – Todo es bastante sutil en esta viñeta.


El esperma asesino de Spider-Man


Esta sea, probablemente la escena más macabra de la historia del cómic. En Spider-Man: Resing se cuenta uno de los futuros más negros posibles del superhéroe arácnido y siempre es recordado por un detalle muy gore… Peter deja de ser superhéroe cuando muere Mary Jane ya que él es el responsable de su muerte. Al parecer, cada vez que Peter Parker y la joven pelirroja tenían relaciones sexuales éste le estaba infectando con sus fluidos radiactivos, lo que provoca una muerte horrible al amor de su vida.

Peter Parker confiesa todo esto mientras sostiene el cadáver putrefacto de MJ. Ya sabéis chicos y chicas, también los superhéroes deben utilizar siempre el preservativo.



Logan, el amante perfecto


Si hay un superhéroe del que se pueda intuir su calidad como amante ese es Lobezno, no solo por su carácter temperamental y su instinto animal, también porque al envejecer tan despacio vive demasiado tiempo y ya se sabe que el diablo sabe más por viejo que por diablo.

En X-Force: Sexo y violencia, Logan y Domino tienen un encuentro muy tenso y deciden resolver sus diferencias profesionales como verdaderos adultos, alquilando una habitación de hotel y teniendo una buena sesión de sexo salvaje.

Clasificación: Un rombo – Mucho morbo pero poca acción explícita.


El sexo mata


El sexo mata, pero en este caso no precisamente a los que lo practican si no al resto de la humanidad. Así ocurría con este revolcón entre Wonder Woman y Supermanque se contaba en The Dark Knight Returns. Los dos superhéroes de DC tienen una escena de sexo durante cinco páginas enteras y no solo tiembla la cama, también la Tierra entera. De hecho este coito causa unas cuantas explosiones en varios volcanes, un accidente de avión y unas cuantos sucesos catastróficos que seguramente acaban con la vida de cientos de personas.

¿Se atreverá Zack Snyder con esto? Ojalá que sí. Aunque en Batman y Superman: El amanecer de la Justicia, Batman y Wonder Woman desprendían bastante más química.

Clasificación: Dos rombos – Demasiado para cualquier ser humano.


Ser diminuto tiene sus ventajas


El héroe más insignificante (por tamaño) de Marvel se las gasta (y muy bien) entre las sábanas. Geoff Johns, autor de Linterna Verde y La Liga de la Justicia también pasó por Marvel y dejó huella, en la serie e Los Vengadores e la década de los 2000 dio un giro inesperado con una escena de sexo entre Ant-Man y La Avispa.

En la escena en cuestión el héroe reduce su cuerpo hasta tener un tamaño perfecto para juguetear con las partes íntimas de su chica. Lo más perturbador de la escena es cuando él le pide a ella que se encoja para que le devuelva el favor… ¿A dónde le tocará hurgar a Janet? Cómo probablemente nadie jamás se atreverá a adaptar esta escena al cine nos tendremos que conformar con la revisión que (suponemos inconscientemente) hizo Pedro Almodóvar en Hable con ella.

Clasificación: Dos rombos – Sexy y explícita a partes iguales.


El murciélago y la gata en la azotea



A la Catwoman hipersexualizada de Judd Winick le sobran todas las viñetas del mundo para seducir a Batman. Ya en el primer número de esta polémica serie Catwoman y Batman desatan su pasión en una de las escenas más calientes de DC. Tanto que muchos se quejaron de que se asemejara peligrosamente a una parodia porno.

Un revolcón que es puro fuego. Y aunque una escena de sexo entre Catwoman y Batman sea la más probable de pasar en el cine (no olvidemos en lengüetazo deMichelle Pfeiffer a Michael Keaton en Batman Vuelve) está lejos de parecerse a la que ideó Judd Winick.

Clasificación: Dos rombos como dos soles.


Los cuernos de la araña


Peter Parker es un tipo muy guay, tiene poderes, es fuerte, tiene un gran poder y ejerce una gran responsabilidad, sí, vale, pero al trepamuros también le han puesto los cuernos. En concreto Gwen Stacy y para colmo con su archienemigo, Norman Osborn, el también conocido como Duende Verde.

En el cómic Amazing Spider-Man, J. Michael Straczyns podía haberlo dejado en un diálogo pero para beneficio del fan más morboso decide plasmarlo de manera muy detallada en las viñetas. Quizá, algún día, cuando a Sony y a Marvel se les acaben las ideas decidan abrir esta lujuriosa trama.

Clasificación: Un rombo – No aparece nada que un chico de 16 años no haya hecho (o soñado con hacer).


Batman, el playboy


Batman es uno de los que repiten en la lista, pero es normal, un playboy millonario con un montón de tensiones y mucha, mucha pasta tiene que dejarse llevar más a menudo por el pecado carnal. En este caso, eso sí, metió la pata. La hija de uno de sus peores enemigos, Talia Al Ghul, le droga y le seduce y se lo beneficia. Después ella se queda embarazada y da a luz a un niño que se criar entre laboratorios para convertirse en un arma letal contra su propio padre.

Lo peor es que el superhéroe gótico ni si quiera se acuerda así que no pude decir eso de: “Bueno, que me quiten lo bailao”.

Clasificación: Un rombo – Es una escena muy cándida.


El poder de los orgasmos


El Hombre de Hielo no es tan de hielo. Y en esta historieta se encuentra con una mutante que trabaja en un burdel y cuyo poder consiste en controlar las feromonas de los demás. De esta forma, la misteriosa Stacy, que así se llama, consigue que cualquier hombre llegue al clímax sin ni siquiera tocarle. Una situación que los deja desarmados y listos para ser manipulados, golpeados…

El Hombre de Hielo lo sufre en sus propias carnes cuando Stacy se le acerca y tras juguetear un poco con él, le provoca una explosión en sus pantalones.

Clasificación: Dos rombos – Sutil y subida de tono al mismo tiempo.


Superman el superhéroe verde


¿Os imagináis a Superman utilizando sus poderes para hacer cosas tan sucias como mirar a través de la ropa de las chicas? Pues esto es lo que hace este reverso oscuro del hijo de Krypton en esta serie no autorizada de DC. Su autor, Curt Swan, sometió al superhéroe a todo tipo de perversiones y unas cuantas escenas de cama. Eso sí, por lo menos tuvo la decencia de cambiar sus colores por un negro azulado que le pegaba mucho con su falta de moral.

Swan tenía 70 años cuando dibujó estas escenas y estaba pasando una terrible etapa económica tras un traumático divorcio. Por eso se lo perdonamos, por eso y porque hay que reconocerlo, esta cara negativa del chico bueno de Metrópolis es mejor que la nueva versión sosa de Zack Snyder.

Clasificación: Dos rombos – Nadie está preparado para ver a Superman hacer cosas tan feas.



Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...