Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

martes, 13 de diciembre de 2016

Errores que cometes cuando compras ropa en época de rebajas.

“¡Ponte un suéter!” Frase que ha sido repetida a lo largo de los países de habla hispana por figuras maternas a individuos listos para partir a la intemperie sin preocuparse porque el clima se acerque a los grados bajo cero. 

Decenas de años en la historia están marcadas por esas palabras que en la mayoría de los casos son ignoradas por completo. Pero no es sólo eso. Cientos de consejos de padres, hermanos, madres y en general de personas que cuentan con mayor experiencia en la vida son ignorados por una reticencia relacionada a la psicología de la libertad y de descubrir por nuestra cuenta los peligros distintos que existen “ahí afuera”. Pero si tan sólo escucháramos con atención, ahorraríamos bastante tiempo (y dinero) siguiendo aquellas palabras que alguien nos ofrece por preocupación y para nuestro posible bienestar. Entre esas lecciones importantes que se ven reducidas a una importancia mínima está la educación financiera, de moda y personal de lo que significa comprar ropa en rebajas.


Las rebajas no existen sólo por la “bondad” de las empresas grandes, ni porque necesariamente tengan que “liberarse” de todas las prendas que son de temporadas pasadas. Todas esas reglas, al menos en los distribuidores masivos, son una enorme trampa para los consumidores. Pero aunque algunos sí efectúen compras inteligentes, gran parte de la población comete errores que le llevan a vaciar su bolsillo completamente o incluso peor. ¿Cuáles son estos?

Comprar porque sí
ropa en rebajas comprar


Las ofertas suelen despertar la idea de que podemos gastar menos al comprar ropa, pero no tiene sentido alguno si invertimos todo lo que tenemos en un solo momento. Administrar las finanzas y hacer una revisión de las prendas que sí se utilizarán es esencial para una compra responsable. De nada sirve “comprar por comprar”, porque la ropa se acumulará y nuestro bolsillo tendrá mucho menos de lo que se pudo ahorrar.





Ver más allá de la calidad de la ropa

Éste es otro punto esencial que se nos recordó constantemente. Es necesario ver la calidad de la ropa para comparar si el precio de verdad lo vale, en especial si se encuentra de oferta. Las grandes cadenas suelen enfocarse a la producción de ropa de “poca duración”, por esa razón son tan baratas. En oferta simplemente es pagar un poco menos de lo que vale en realidad la ropa. Si existen momentos de “baratas” en tiendas de alta calidad, es mucho más conveniente, a pesar de que no sea tan bajo el precio como en otras partes. Pues la ropa se verá mejor durante un periodo más prolongado.




Llevar todo tu dinero en un solo lugar


Éste es uno de los más riesgosos. No sólo es más probable que gastes todo lo que tienes porque está “a la mano”, sino que existe el riesgo de que alguien se robe la bolsa o cartera donde esté guardado. Ése es el peor escenario. Es más inteligente sólo cargar con una cantidad moderada para asegurar que no gastaremos más de lo debido y en caso de que suceda algo similar a lo del robo, al menos existe un respaldo de dónde apoyarnos. Nunca es recomendable cargar grandes cantidades de dinero.




Comprar demasiado en pagos prolongados


Comprar a “meses” no es un engaño, pero es una forma de imaginar que gastamos menos en un largo periodo de tiempo. El error más grave en estos casos es hacer un gasto de una enorme cantidad pensando que en distintos pagos será más fácil, pero lo único que se logra es asegurar una cantidad menor de dinero cada mes por más de un año, limitando así más compras de ropa. En algunos casos sí es recomendable, pero nunca hay que apoyarse en sistemas de ese tipo, especialmente por la duración de la ropa y los cambios de temporada. (Además, nadie tarda mucho tiempo sin comprar más).

No hacer “scouting”


En referencia al término que se usa en cine para explorar distintas opciones para locaciones, es imperativo investigar precios y diferentes prendas en más de una tienda. Ya sea por desesperación o un encanto inmediato por la ropa, es imposible esperar a comprar, pero es recomendable considerar las opciones para elegir prendas de mejor calidad a un precio más asequible. 


Pelear por la ropa


No sólo es ridículo, no tiene sentido alguno. En algunos lugares, las ofertas crean un caos increíble y las peleas por la ropa son más frecuentes de lo que pensamos. Sólo demuestra un lado más primitivo de nosotros que no tiene sentido explotar por una prenda que probablemente ya esté demasiado maltratada. Si no alcanzamos lo que buscábamos, es momento de conformarse o buscar en otro lado. 


No tener en cuenta las distintas trampas


“299.99”, “Te devolvemos 10% de tu compra a tu tarjeta de la tienda”, “1×50 3×100” y gran parte de ese tipo de maniobras de venta solamente están disfrazando la verdad. El primero es un truco psicológico que nos acerca más al número 200 que al 300 real que estaríamos gastando. El segundo sólo nos hace seguir comprando en la tienda (después de adquirir artículos subidos de precio) y el último sólo ofrece un producto al precio “real” si se compran tres de ellos. No son los únicos y siempre hay que considerar cómo funcionan o “leer las letras pequeñas” para asegurarnos de que vale la pena la compra.

Así como el resfriado llega cuando no portamos un suéter y las temperaturas son bajas, perderemos grandes cantidades de dinero si no observamos con cuidado el comportamiento que las empresas quieren provocar. Es imposible no sucumbir a comprar ropa en rebajas, pero se debe hacer de forma responsable para crear mejores outfits, aprovechar toda la ropa y lucir asombrosos sin quedarnos con sólo algunos euros.


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...