Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

domingo, 18 de diciembre de 2016

No te volverás a comer con gusto un Kinder Sorpresa tras leer esto:


Familias de Rumania que viven en pésimas condiciones higiénicas se encargan de ensamblar miles de juguetes cada año para los famosos huevos Kinder Sorpresa. Este dulce de chocolate esconde una verdad muy amarga, y es que estas familias subsisten con un salario muy bajo por trabajar más de trece horas al día colocando los juguetes e instrucciones en cada cápsula. Christian Juri el padre de familia de una de estas familias rumanas que se dedicas al tedioso trabajo. Le ayudan su mujer, sus hijos Patrick, de once años, y Hannah, de seis. Juri declara que colocar cada uno de los juguetes es una «tarea de esclavos». Esta investigación publicada en The Sun ha puesto de manifiesto esta dura realidad. «Si los jefes supieran lo que está pasando en Rumania, tendrían un ataque al corazón» declara el trabajador.










«Los consumidores esperan que estos productos para niños, que vienen dentro de las chocolatinas, estén fabricados en unas condiciones controladas, pero muchos de estos juguetes se ensamblan en casas dónde es imposible mantener un control de calidad». Por cada mil huevos completados son remunerados con alrededor de dos euros. Timea, la mujer de Juri, confiesa que «la paga es terrible, pero no tengo otra opción que esta». Esta familia sigue soñando con un futuro mejor: «cuando ves la manera en la que vivimos aquí, entiendes por qué queremos mudarnos al Reino Unido».



El grupo Ferrero ya ha emitido un comunicado sobre esta información, y afirma que tomará las medidas pertinentes para cambiar esta situación. A continuación el comunicado íntegro: 



«Estamos consternados y profundamente preocupados por las acusaciones de prácticas inaceptables en Rumanía referentes a uno de nuestros proveedores, que hemos visto publicadas hoy, y hemos puesto en marcha una inmediata y exhaustiva investigación para determinar todos los hechos con carácter de urgencia. Ferrero tiene un estricto Código de Conducta para los proveedores, cuyo cumplimiento es obligado por contrato. El Código de Conducta rechaza imperativamente el uso de niños en las fábricas y exige que se garantice a todos los empleados un salario de al menos el salario mínimo (local o nacional), tanto para las horas normales de trabajo como para las horas extraordinarias.

Todos nuestros proveedores están sujetos a controles periódicos independientes para asegurarnos de que cumplen con los términos de nuestro estricto Código de Conducta. Confirmamos que trabajamos con Romexa y Prolegis (una subcontrata acreditada de Romexa), que están sujetos a una inspección independiente regular. Recientemente, en mayo de 2016, se constató que el código Ferrero se estaba cumpliendo estrictamente. La auditoría fue realizada por SGS, que es la empresa líder mundial en inspección, verificación, pruebas y certificación.

Investigaremos inmediatamente estas acusaciones y queremos asegurar que ya hemos tomado medidas inmediatas para luchar contra cualquier mala praxis.»

Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...