Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

lunes, 12 de diciembre de 2016

Poemas eróticos no aptos para románticos empedernidos.


“Penétrame”, “báñame con tus jugos”, “me hundiré en ti”… ésas y más frases que se conectan en versos calientes para intentar excitar a quien los lee son el resultado de nuestra mente morbosa que imagina más de lo que debería. ¿Cuánto es demasiado?, ¿hasta qué punto lo erótico es sensual y cuándo se convierte en la vulgaridad que nunca hubiéramos querido que nos dijeran? A veces, una imaginación limitada nos hace creer que decir palabras fuertes unidas a significados vulgares puede lograr que nos provoquen.

En otras ocasiones, basta leer esas sutiles líneas para sentirnos vulnerables, no amados, no excitados, no llenos de placer sino más bien incómodos ante lo que está ocurriendo. Nuestro rostro se sonroja, los hombros se encogen y el libido desciende hasta el inframundo. Nos sentimos asqueados ante lo que la otra persona acaba de confesar, porque aunque ese poema no esté escrito por ella, sabemos que podemos desatar su lado más pervertido.

Los poemas eróticos no son malos si se tratan con cuidado, con espaciadas cadencias y una confesión de amor antes de hundir la estaca (o cualquier cosa que se desee clavar). Existen algunos que te harán te harán temblar tus piernas pero nunca dediques los que mencionamos a continuación si no quieres perder al amor para siempre.

Algunos ejemplos:





Carmina XVI

Voy a cogérmelos por el culo y por la cara,
Aurelio mamavergas y Furio el sodomita,
que por mis lascivos versos me consideran
un culo blando y un desvergonzado.
Se supone que el poeta debe ser casto
él mismo, aunque sus versos no lo sean,
aunque tengan sin duda sal y gracia
si son lascivos y desvergonzados
y provoquen escozor, no digo que en los jóvenes,
sino en los peludos viejos
que no pueden levantar ni el culo.
¿Porque han leído “muchos miles de besos”
me consideran un amanerado?
Voy a cogérmelos por el culo y por la cara.
– Catulo

poemas eroticos cortos



¡Genios de la jodienda bienhechora, 
Espíritus sin fin de la impureza 
Que al coño de la virgen dais ardores 
Y al carajo del hombre fortaleza! 
¡Vértigos que turbáis nuestras cabezas, 
a todos os invoco y os alabo 
Con la conciencia limpia y sucio el nabo! 

Vamos a abrir el mundo en que vivimos 
La peregrina crónica secreta, 
Y los santos misterios que leímos 
A trocar en cuestiones de bragueta, 
Vamos a revelar lo que aprendimos 
En nuestra alegre juventud inquieta, 
Y a dar a la ficción y el disimulo, 
A fuer de caballeros, por el culo. 
– Manuel del Palacio


¡Cuán necios son los que al pulsar la lira 
cantan a la mujer himnos de amores! 
¡Cuán necios son si buscan la mentira 
por consolar sus ansias y dolores! 
Pues la mujer, si llora y si suspira, 
es por que en sus histéricos furores 
desea un hombre que la ponga al cabo 
pan en la boca y en el coño un nabo. 

Miente cuando te jura amor constante 
(su helado corazón no se enamora), 
miente cuando te dice eres mi amante, 
miente cuando se ríe y cundo llora, 
es de lujuria, sólo el anhelante 
suspiro que exhalando está a toda hora; 
jodiendo se resuelve esta contienda, 
no hay más amor allí que la jodienda. 
– José de Espronceda


El Prebendado indolente, 
Delicado y sibarita, 
La quiere joven, fresquita, 
Que sea rabicaliente; 
Empero cuando ya siente 
Menos robustez y anhelo, 
Temiendo la ira del Cielo, 
Y del Infierno la llama, 
Se compone con un Ama, 
O con dos si viene a pelo. 
-José Vargas Ponce



Seños D. Juan, quedito, que me enfado: 
besar la mano es mucho atrevimiento; 
abrazarme… no, D. Juan, no lo consiento.

Cosquillas… ay Juanito… ¿y el pecado?
Qué malos son los hombres… más, cuidado 
que me parece, Juan, que pasos siento… 
no es nadie… pues despachemos un momento. 
¡Ay, qué placer… tan dulce y regalado! 

Jesús que loca soy, quien lo creyera 
que con un hombre yo… siendo cristiana 
más… que… de puro gusto… ¡ay alma mía! 

Ay, qué vergüenza, vete… ¿y aún tienes gana? 
Pues cuando tú lo pruebes otra vez… 
pero, Juanito, ¿volverás mañana? 
– Tomás de Iriarte



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...