Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

miércoles, 22 de febrero de 2017

Señales que te indican que no eres bueno cuando tienes sexo


El sexo puede ser un deporte de alto rendimiento.

En la cinta “Amigos con beneficios” (2011), Justin Timberlake le dice a Mila Kunis que tengan sexo sin compromisos más allá de la hermanada amistad que conlleva éste. Ella accede y le dice que sólo lo hará si ninguno involucra sentimientos: sexo como un deporte de alto rendimiento. Al final, como en todo chick flick, se enamoran y esta premisa se transforma en algo cursi y trivial que provoca suspiros al llegar al fundido negro de los créditos.

Equiparando sexo y deporte, podríamos pensar en maneras de mejorarlo, en formas de subir el ritmo, de trabajar en la condición física, en pruebas de fondo, en perfeccionar la técnica, en récords mundiales y marcas olímpicas. También podemos hablar de bajo rendimiento, de perder por descalificación, en no entrar a las preliminares, en lastimarse la rodilla, en siempre llegar segundo o no terminar la competencia.

Este será un llamado de atención, un counching de sexo, un acondicionamiento para que mejores tu rendimiento en la cama, sobre la mesa o en el baño. 
Aquí están 16 puntos que no deberías tomar en cuenta si no quieres convertirte en alguien pésimo cuando tiene sexo.










No hay preliminares. Quieres ir directo a montarte sobre el otro; lo cual puede ser emocionante a veces, pero no siempre.





Sólo quieres tener sexo en la cama. No vuelvas tedioso algo que puede suceder hasta en la playa.



No conoces otra posición que no sea el misionero. Si algo está fallando con tu imaginación, hay libros y porno, pero no existe ningún pretexto.


Te corres muy muy pronto. Si no es un quickie, debes controlarlo. Incluso hay condones con retardantes que podrían probar.



No sabes cuándo ha terminado tu pareja. En un hombre es fácil de saberlo, en una mujer sólo hay que ser más perceptivo.



No intentan cumplir sus fantasías. Es cuestión de hablarlo, no tengan pudor con ese tipo de cosas.


No sudas. A menos que tengas una condición epidérmica que te mantiene siempre seco, estás siendo muy pasivo o pasiva.



No hay sexo oral, antes durante y mucho menos después.



Los haces entre silencio y penumbras. Has que tu pareja grite, grita y gemid juntos. Decíos cosas al oído, ved sus cuerpos y tocadlos.



Todo está muy limpio al terminar. El sexo es la oportunidad de ser perverso y disfrutarlo.


No hay besos, mordiscos ni chupetones.



Not quite my tempo! El ritmo está fallando, sal a correr, escucha música, baila o aprende a hacerlo.



No te estás divirtiendo. Para los deportistas este es un punto básico, cuando te diviertes, estás menos tenso y tienes mejores carreras.



Dices el nombre de otra persona cuando estás en pleno sexo.



No llegas al orgasmo. Debes encontrar la razón por la que no llegas al clímax, puede ser tu pareja o un bloqueo mental de tu parte.



Peor: tu pareja no corre.


Si estás haciendo algo de lo que aparece en esta lista, si te reconociste en algún punto, haz algo para cambiarlo. De lo que se trata es de seguir experimentando con el sexo. Recuerda el lema de las olimpiadas modernas: Citius altius fortius (Más rápido, más alto, más fuerte), pero también ten en mente que, según Timberlake y Kunis, el sexo siempre es más que sólo sexo.

Que tu práctica sea placenteramente sucia.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...