Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

viernes, 26 de mayo de 2017

La mujer más tatuada de Europa se arrepiente: “Echo en falta mi cara”


Lidia Reyes explica a través de su canal de YouTube por qué ha decidido justamente ahora borrarse los tatuajes de la cara, a muy poco de hacer realidad su aspiración de convertirse en la mujer más tatuada del mundo. “Me estoy quitando los tatuajes de la cara porque me he cansado, no porque no me gusten o me vea fea; a mí me encantan los tatuajes de la cara, por eso me los hice”, disipa. “Pero echo en falta mi rostro de antes, por esto me estoy haciendo el láser facial”, añade.


Convertida primero en la mujer más tatuada de España, después de toda Europa y con la ambición aún de conseguir el récord Guinness, para Lidia no es ninguna contradicción someterse a un laborioso y costoso tratamiento con láser para eliminar prácticamente todos los dibujos de su rostro. “No me los voy a quitar todos, me voy a quitar el 95% de los tatuajes de la cara y luego me haré alguno nuevo incluso, pero me he cansado de verme tan llena”, asegura ante sus seguidores.






Lidia Reyes es la mujer más tatuada de Europa





A Reyes, de Mataró (Maresme), le salen las cuentas. Lo que perderá en el rostro lo trasladará a otras partes de su cuerpo aún libres, como las plantas de los pies. Objetivo, tatuarse el 95% de su cuerpo y alcanzar el récord mundial. “Los que me borre por aquí me los pondré en otra parte del cuerpo, ningún problema. Todos los tatuajes tienen un significado para mí”, tranquiliza a sus fans.

Lidia relata el minucioso proceso para eliminar los tattoos de su cara en las redes sociales, donde comparte su experiencia con el láser. “Duele, como si te estuvieran dando latigazos con una goma en la cara, así es el dolor que se siente. Pero soy la menos indicada para hablar porque tengo un nivel de aguante del dolor muy alto”, advierte. “En la cara pica, sobre todo cuando se acerca al contorno de los ojos, es una zona delicada. Pero yo lo aguanto bien. ¿Si duele más o menos que hacerse un tatuaje? Depende del tatuaje, hay zonas no dolorosas y otras, como la cabeza o la primera falange de los dedos, que sí lo son”, concreta en otro de sus vídeos.




Para Lidia, de 32 años, madre de dos hijas, el tatuaje es una forma de vida que se costea gracias a colaboraciones con tatuadores que dibujan sobre su piel sin cobrar a cambio de poder publicitar sus trabajos en redes como Instagram. “No soy millonaria, soy pensionista”, dice. Para costearse la eliminación de los tatuajes, con múltiples sesiones y meses de tratamiento, ha recurrido también a la publicidad.

“Os animo a que probéis el láser, yo estoy muy contenta. Si veis fotografías mías de antes veréis cómo el láser va haciendo efecto, la calavera estaba más negra, la nariz la tenía completamente negra y ya está muy difuminada... Poquito a poco, paciencia. En verano tendré que hacer un parón, por el sol; es un proceso largo y lento, pero eficaz”, asegura.






Hace pocos días recomendaba uno de los centros dedicados a eliminar tatuajes, en Sant Boi de Llobregat, donde se está realizando ella el tratamiento. “No dudéis en llamar si queréis ver resultados en pocas sesiones para eliminar un tatuaje no deseado y sin marcas, sólo tenéis que ver con tres sesiones mis resultados”, pregona en Facebook. En Youtube promete colgar pronto algún video “para que podáis ver cómo me practican el láser facial en la cara”. Continuará.

Antes, Lidia resuelve en su canal, a preguntas de sus fans, algunas dudas, como el inquietante color rosa que luce en sus ojos. “Los llevo rosas, me los tatué, es evidente que no voy fumada”, aclara. Para tatuarse recurrió a una delicada técnica, muy minoritaria ( eyeball tattoo), que consiste en inyectar la tinta entre la capa conjuntiva y esclerótica que protege el ojo. Estos sí que no son tatuajes reversibles.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...