Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

lunes, 10 de julio de 2017

Esto es lo que pasaría si los ‘piropos’ callejeros dejasen de ser sexistas


Las palabras a veces no se las lleva el viento. Ni siquiera cuando se gritan en la calle a pleno pulmón. Y es que lo que para algunos es un piropo, para otros es una señal de acoso. Desde hace años, mujeres de todo el mundo se han levantado para denunciar y acabar con las agresiones verbales. Pero, ¿y si en vez de obscenidades se gritasen consignas feministas?

Un experimento llevado a cabo por la empresa australiana de chocolatinas Snicker ha invertido las tornas para comprobar cómo reaccionan las mujeres cuando un grupo de albañiles gritan frases de respeto y admiración. ¿Sigue siendo sexismo o puede considerarse un progreso social?

Captura de pantalla del vídeo de Snickers

Aunque existen diferentes opiniones al respecto, entre las que se baraja la de que se está estereotipando la figura del obrero, lo cierto es que las caras de las protagonistas del video- que ya se ha vuelto viral en Facebook- parecen tener otra respuesta.

“¿Quieres escuchar una palabra sucia? Sexismo” o “Me gustaría mostrarte el respeto que mereces” son algunas de las expresiones que los trabajadores de una obra vocean desde un andamio. Primero sorpresa, luego alivio e incluso alguna sonrisa aparece en la expresión de las mujeres que son interpeladas. Una reacción que demuestra que no importa el cómo ni el donde, sino el qué.

Captura de pantalla vídeo experimento de Hollaback! Chica responde: 'caballeros' cuando los trabajadores de una obra la 'piropean'


Sin embargo, en este caso son los hombres los que han cambiado su actitud, pero ¿qué sucedería si fuese al revés? Ante los comentarios callejeros, hay dos opciones: callarse o contestar. En 2014, la organización Hollaback! dedicada a poner fin al acoso sexual en Estados Unidos llevó a cabo una prueba en la que una joven contestaba duramente cuando alguien le increpaba. A “ Hola, mami” , ella responde “ ¿Hijo? ¿Me puedes llamar mamá?, porque eso me excita”; evidenciando de esta manera lo incómodo de la situación.

Experimento social de Claire Boniface




Pero el acoso verbal no tiene porqué darse en sitios públicos. Y es que las redes sociales se han convertido en el canal perfecto para que el sexismo aparezca y se asiente. Por eso, mujeres como la escritora y activista Jane Feminist en Twitter o la usuaria de Tumbrl Claire Boniface decidieron mostrarse de acuerdo con los “ cumplidos” que les hacían online.

¿ El resultado? Insultos y réplicas crueles. Paradójicamente, no se espera que una mujer conteste que “sabe que es guapa” cuando le espetan un piropo. Según se muestra en los dos casos, eso suele conducir a cosas como “ en realidad eres fea” o un “¿ me estás vacilando?”.

Dentro vídeo:







Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...