Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

jueves, 7 de septiembre de 2017

Un hombre realiza un tratamiento de testosterona y un efecto secundario le duplica el tamaño del pene


En la era moderna las preocupaciones estéticas se han impuesto por encima de las éticas: prima la belleza y las imperfecciones parecen no tener cabida. Así se entiende que la industria cosmética, la moda y, sobre todo, la industria de las operaciones estéticas hayan sufrido un aumento tan vertiginoso y muevan enormes cantidades de dinero. En España esta última industria se ha vuelto puntera y cada vez son más los que deciden invertir elevadas cantidades en pulirse este o aquel fallo y hacerse alguna clase de retoques. Suele ser más frecuente en mujeres que en hombre, sobre todo, en el tema de los implantes mamarios, las liposucciones y el botox, sin embargo, no son pocos los hombres que se atreven a pasar por quirófano. La mayoría de estos lo hace para solventar alguna clase problema egocéntrico en relación a su miembro viril, es decir, en relación al tamaño del pene.Sin embargo este no es el caso de un hombre pakistaní de 34 años que, gracias a un tratamiento con testosterona que necesitaba para su salud, ha logrado duplicar el tamaño de su pene. La historia, recogida por BMJ Case Reports, es clara al respecto: el hombre ha sufrido un incremento del 100% en el tamaño de su pene, aunque eso sí, la noticia tiene truco.







Y es que se ve que, en realidad, el pene no se le había desarrollado del todo debido a deficiencias en la producción de testosterona. El pakistaní se empezó a alarmar al darse cuenta de que no le salía vello ni corporal ni facial y, tras un examen, se descubrió que ello también había afectado a la forma y tamaño de su aparato reproductor. Su pene, apenas llegaba a los 5 cm, y en los testículos tampoco había vello púbico. Además, según confesaba había conseguido tener muy pocas erecciones lo que, en su conjunto, denotaba alguna clase de trastorno hormonal. El trastorno en cuestión se conoce como hipogonadismo y consiste en un déficit en la producción de hormonas sexuales. La enfermedad puede afectar tanto a hombres como a mujeres, alterando la producción de testosterona y progesterona en ellos y los estrógenos en ellas.El tratamiento, lógicamente, consistía en inyectarle toda una serie de cantidades de testosterona, la suficiente como para estabilizar sus niveles y ayudarle a desarrollarse de una forma normal. Sorprendentemente, uno de los efectos adicionales que comportó fue el aumento del tamaño de su pene, que pasó de casi 5 cm a 9,5 cm. Este resultado no es inusual, puede producirse en los casos en los que el hipogonadismo es tratado con hormonas sexuales, aunque no es condición ‘sine qua non’, es decir, que tanto puede producirse como no.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...