Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

viernes, 13 de octubre de 2017

Grupos infantiles que adorábamos y ahora nos dan vergüencita


Hemos crecido con ellos. Los que ya tenemos unos añitos ('baby boomers', generación X y 'xennials') les recordaremos toda la vida como los primeros grupos de música que nos interesaron, de los que nos sabíamos todas sus canciones, a quienes no nos perdíamos en sus películas. Han sido parte de nuestra vida pero, echando la vista atrás, dan un poco de vergüencita ajena. El autor Jorge Lérida hace un amplio panorama de todos ellos en 'El fabuloso mundo de la canción infantil' (Diábolo Ediciones), un libro totalmente recomendable para comprobar que, a pesar de todo, molaban mucho más que los dichosos Cantajuegos.







Parchís






Todo surgió de un anuncio que la compañía de discos Belter puso en la prensa, buscando chavales que pudieran formar un grupo que hiciera competencia a los todopoderosos Enrique y Ana. La idea era vestirles de forma colorida, como el parchís, y añadir un dado. Y ahí cambió la vida de Gemma, Oscar, Yolanda, Tino y David, que en agosto sacaron su primer disco. La sintonía de la serie de los Barbapapá, las constantes versiones de otros autores y sus apariciones en programas de la época como 'Aplauso' catapultaron al quinteto. 'Comando G', 'Twist del colegio', 'Corazón de plomo'... los éxitos no cesaron, siempre acompañados de una divertida y fresca puesta en escena en la que no faltaban las coreografías. Muchos temazos y ¡siete! películas después, en 1984 Belter se declaró en suspensión de pagos, lo que supuso el fin del grupo. Hace poco se cerró un proyecto de crowfunding que promete un documental más que interesante sobre Parchís.


Enrique y Ana




Un poco antes que Parchís, Enrique del Pozo y Ana Anguita ya se habían convertido en el fenómeno de la música infantil posterior a la dictadura. Se habían unido un poco por casualidad, puesto que Del Pozo estaba más centrado en su carrera en solitario, pero las colaboraciones con la pequeña demostraron que ahí estaba el filón. 'Baila con el hula-hop' fue una de las primeras, y en sus actuaciones en la tele y en directo funcionaban muy bien, demostrando que, a pesar de la edad (se llevaban 12 años), estaban muy compenetrados. Mientras Enrique hacía la mili, los pequeños de la época oíamos 'La yenka' o 'Mi amigo Félix', la lacrimógena canción con la que fuimos conscientes de que el amigo de los animales se había marchado para siempre. 'Las aventuras de Enrique y Ana' (1981) fue un auténtico pelotazo en los cines, y el dúo todavía aguantó en la cresta de la ola hasta que anunciaran su despedida en diciembre de 1983.


Botones



Los hermanos Aparicio quedaron en la retina de todos nosotros apareciendo en los programas de televisión disfrazados de Don Quijote de la Mancha y de Sancho Panza (e, incluso, llevando un burro y/o caballo) porque pusieron voz a la sintonía de la serie de televisión sobre el caballero cervantino –compuesta por Juan Pardo, por cierto–. Eran dos chavales de Villaverde de lo más buenazos (se hicieron amigos de 'rivales' como Nins y Parchís) que cantaban bastante mejor que la media de los artistas infantiles de la época, lo que les permitió una vida 'laboral' algo más longeva: se atrevieron con una versión del 'Xanadú' de Olivia Newton-John e interpretaron la apertura de otra de las series de culto de los 80: 'Ulises 31' (después de salir en el escenario con un burro, hacer el robot era el menor de sus problemas). Cuando Juan Pedro y José Andrés crecieron, dejaron atrás su estilo infantil y lo cambiaron por unos temas 'tecno' que ninguna discográfica aceptó, por lo que Botones dejaron de existir.



Torrebruno



Repitan conmigo: "Tigres (tigres), leones (leones), todos quieren ser los campeones". Mítico mantra de los niños de principios de los 80 a cargo de Rocco Torrebruno, que con casi 50 años se recicló en artista infantil. Porque el italiano había comenzado como cantante melódico en su país, participando en festivales sesenteros como el de Benidorm o el de la Canción Mediterránea. Fue el primer director artístico del Parque de Atracciones de Madrid, lo que le permitió asentarse en Madrid y comprobar su capacidad para conectar con los niños. 'La guagua' fue el primer programa infantil que presentó, y luego le pudimos ver en 'Un globo, dos globos, tres globos', 'De 12 a 2' (que luego sería 'Sabadabadá' y 'Dabadabadá'), y en filmes como 'Rocky Carambola'. En la segunda mitad de los 80, su carrera fue decayendo y poco a poco fue retirándose de los escenarios, excepto alguna aparición esporádica en televisiones y cine. Murió en 1998 por una afección cardíaca.


Caramelos



Sí, esto es muy duro, lo reconocemos. No sabemos si empezar 'analizando' el vídeo o directamente contando la historia del grupo. El vídeo no tiene desperdicio: ¿por qué vestirse de pastorcitos cantando la sintonía de la serie 'Érase una vez el hombre'? ¿Por qué esa coreografía? ¿Por qué ese playback tan reguleras? En fin, dejemos de hurgar en la herida y presentemos a Javier, Rosalía, Beatriz, Alejandro y David, miembros de los originarios Caramelos (luego habría otros Caramelos, pero eso es otra historia), un grupo que tuvo su año de gloria en 1979. Entonces, no solo interpretaron el tema de dicha serie, escrito sobre el 'Septiminio' de Beethoven, sino que también se fueron a Eurovisión y acompañaron a Betty Missiego en los coros de 'Su canción'. Una jugada inolvidable, esa masiva aparición de niños, que casi nos hace ganar el festival. Quedamos segundos.




Regaliz


Parchís era la gallina de los huevos de oro para la discográfica Belter, pero no eran omnipresentes y, si estaban en América, no daban dinero en España. Así que los directivos decidieron montar en 1980 otro grupo infantil que hiciera versiones y sintonías de televisión y, de paso, cubriera las galas a las que Parchís no podía asistir. Surgió Regaliz, con Edu, Jaime, Astrid y Eva. Tras grabar la apertura de 'Spider-Man', arrasaron con la de 'Las aventuras de Guillermo', una serie infantil muy famosa del momento basada en el personaje de los libros de Richmal Crompton. Versiones como la de 'Que no pare la música' (de Can't stop the music, de Village People) y temas originales como 'Buenas noches, señor monstruo' o 'Vaya mentira', consiguieron ponerles casi, casi a la altura del grupo al que iban a servir de sustitutos. Rodaron dos películas, pero como a Parchís, les afectó la quiebra de Belter y el grupo desapareció a finales de 1983.


Los Pirañas


"Quiero comerme 14 filetes, castañas, chanquetes y un kilo de arroz / quiero comerme fabda, natillas, lentejas, tortillas, salchicas con pan". Pero, ¿qué es esto? ¿Estaría permitida en estos tiempos una canción como esta que descaradamente incita a la obesidad infantil? El personaje de 'El Piraña' (Miguel Ángel Valero) en 'Verano Azul' era precisamente el de gordito simpático tragón y el pequeño 'Tito' (Miguel Joven), el del pequeño nervioso que todo lo quemaba, y cuando la serie de Antonio Mercero tocó a su fin, decidieron aprovechar el tirón y grabar un disco y rodar una película. El LP podría considerarse una obra 'de culto', pues la fotografía de carpeta es de Pablo Pérez-Mínguez y la escenografía de los Costus, todos ellos grandes artistas de la Movida. La película fue 'Chispita y sus gorilas', protagonizada por Chispita (Macarena García, la Melody de la época), y fue estrenada en 1982, y a finales de ese año, el efímero dúo se disolvió.

Menudo




Ni New Kids On The Block ni Backstreet Boys. La primera 'boyband' que vino de fuera y que nos enloqueció a pesar de tener cinco o seis años fueron estos chavales portorriqueños, los Menudo, entre los que estaba (¡sí!!) Ricky Martin. Se habían formado en 1977 y fue en 1981 cuando probaron suerte en España con su disco 'Quiero ser', donde podíamos encontrar este pegadizo "Súbete a mi moto" que fue interpretado en cadenas de televisión hasta la saciedad y, posteriormente, utilizado como jingle para multitud de anuncios. Tenían un componente sexy que les hacía distintos de lo que escuchábamos en España (los integrantes eran más adolescentes que niños), lo que les convertía en un 'oscuro objeto' que no podíamos rechazar. La formación se disolvió en 1997.


Grupo Nins



Fueron uno de los grupos veteranos: en 1975, el Grupo Nins (niños, en catalán) ya habían ganado el Festival de San Remo. Tres años después, la formación definitiva – Manuel, Agustín, Mónica, Laura, Fina y Angelita– se atrevieron con una versión de lo más peculiar (ojo a la pronunciación en inglés) del 'You're The One That I Want' de la banda sonora de 'Grease'. Casi estuvieron a punto de representarnos en Eurovisión en 1980, un año mágico en el que hicieron la segunda versión de la sintonía de 'El mundo de Ruy' y consiguieron otros éxitos como 'Astérix'. Con el tiempo, los miembros originales del grupo se fueron marchando, pero con otros componentes, han estado en activo hasta 2006. Cabe destacar de ellos que, de niños, nunca ganaron dinero con sus actuaciones, solo lo necesario para pagar trajes, meriendas y desplazamientos y fue el grupo infantil que participó en más eventos benéficos de su época.

Tito y Tita



Concluimos nuestro repaso por el horterismo infantil y casi 100% cañí con estos mellizos de la comarca de El Bierzo (León). Tito tenía desde pequeño el sueño de ser cantante, algo en lo que 'entrenaba' como monaguillo en su parroquia, hasta que llegó la gran oportunidad, formar un dúo con su hermana para la fiesta de fin de curso. El éxito fue tal que llegó a oídos de un periodista de Ponferrada y, de ahí, a León, donde la discográfica RCA les prestó atención. 'El primer amor' pertenecía a su primer disco, grabado en 1979, y era una bella ranchera, su género musical preferido. Sin embargo, su megaéxito llegaría al año siguiente, con la sintonía de 'El osito Misha', una preciosa serie de dibujos animados protagonizada por la mascota de las Olimpiadas de Moscú 1980 que siempre sospechamos que era propaganda prosoviética. Siguieron sobre los escenarios de España y Méjico hasta 2002.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...