Tu web de humor freak, comic, televisión, cine y entretenimiento en general

domingo, 1 de octubre de 2017

Taylor Swift y Katy Perry: Los detalles de una guerra fría que no cesa



Año 2010. Taylor Swift y Katy Perry mantenían una estrecha amistad y era habitual verlas reír juntas, hacerse bromas o aparecer de la mano en actos públicos, a pesar de que cada una materializaba su carrera musical de manera independiente. Año 2017. El resumen es sencillo: las dos divas no pueden ni verse. Aún peor: se odian. ¿Qué ha sucedido en estos años para que la relación entre ellas se haya deteriorado hasta tal punto?



Las suposiciones lanzadas desde los medios son diversas, aunque parece que los celos y una historia de amor con el mismo protagonista ganan terreno en una guerra que está a punto de vivir un nuevo episodio ya que ambas cantantes han escogido el mismo día para presentar sus respectivos nuevos trabajos. Pero intentemos hacer un viaje en el tiempo y entender las claves de una pugna que parece no querer apagarse.

Una publicación compartida de KATY PERRY (@katyperry) el

El origen del mal rollo 



Tal y como atestiguan diferentes imágenes gráficas la relación entre Taylor y Katy era, hace años, una balsa de aceite, o al menos eso parecía desde fuera. Cada una defendía sus respectivas carreras en un momento- y este detalle puede ser significativo- en el que Swift optaba más por una sonoridad melódica azucarada mientras que Perry iba haciendo pasos agigantados para convertirse en una de las divas modernas del pop.



Pero las leyes del mercado tienen fecha de caducidad, y los responsables de tutelar la carrera de la de Reading, que entonces coqueteaba más con el country, decidieron posicionar a su estrella para competir también con las grandes del pop. Y ya se sabe que es lo mismo abrazar a alguien que te complementa, que hacer lo propio con una persona que amenaza con llevarse parte de tu pastel. Y si una cosa queda clara es que ambas comparten ambición.



Una publicación compartida de Taylor Swift (@taylorswift) el


Un amor compartido 



Para hacerlo más complicado, Swift y Perry compartieron amor y noviazgo en momentos diferentes. Aquí es donde entre en escena el cantante John Mayer con el que Taylor estuvo saliendo unos meses en 2010 (incluso le dedicó la canción Dear John en la que no sale muy bien parado) y quien, más tarde, mantuvo idas y venidas con Perry en una relación que dio mucho que hablar. Según los tabloides estadounidenses, Swift no aceptó de muy buen grado aquella relación- ella no terminó muy bien con el cantante- y eso le llevó a distanciarse de su compatriota.

Pero, quizás sin saberlo, la diva empezaba a escribir la historia de una guerra que se ha alargado durante los siguientes años. Taylor desenterró el hacha al escribir una canción, Bad Blood, que aunque nunca lo ha reconocido, muestra claras evidencias de ir dirigida a su excolega. “Nena ahora tenemos mala sangre/ ¿Por qué tuviste que hacer esto?/ Pensé que podía confiar en ti/ ¿Tuviste que arruinarlo? / ¿Por qué tenías que golpearme donde más me duele?”, reza la letra de una canción que da pistas sobre lo que Swift podía considerar una clara traición.

Más allá de limar asperezas, Perry, a la que le encanta hacer bromas pero que no suele aceptarlas muy bien cuando se las hacen a ella, también escribió el tema Swish, Swish, dentro del álbum Witness, que los medios aseguran que va dedicado a su enemiga, algo que ella jamás ha desmentido. Y es que si algo está claro es que algo de polémica siempre ayuda en cualquier promoción, y de eso la autora de éxitos como Roar o Firework es todo una especialista.





Declaraciones cruzadas 


La guerra entre ambas también se ha hecho explícita en más de una ocasión en los medios de comunicación cuando han sido preguntadas por su mala relación. “Durante años dudé si éramos amigas o no. En algunas entregas de premios ella se me acercaba y me decía cosas que no sabía si tomármelas de una manera amistosa o como el peor insulto que me habían soltado en mi vida. El año pasado hizo algo tremendamente horrible así que pensé que había cruzado la línea y que éramos enemigas declaradas. ¡Y ni si quiera fue por un chico! Era por negocios. Básicamente ella trató de sabotear una de mis giras. Quiso contratar a un grupo de personas que trabajaban conmigo. A mí no me van para nada los conflictos. Odio las peleas, así que lo que hago ahora es evitarla”, explicó Taylor en una entrevista a la revista Rolling Stone. Perry le respondió en Twitter con este comentario: “Tened cuidado con la Regina George con piel de cordero”, en referencia a la villana manipuladora de ‘Chicas malas’.

Durante un episodio reciente de The Late Show Perry aseguró que fue Swift la que inició la guerra entre ambas y que en un comienzo ella trató de hablar con la artista para solucionarlo sin embargo, no tuvo respuesta. “Ella empezó el enfrentamiento y ella debe ponerle fin”, sentenció.

La diva también quiso aclarar el episodio del presunto sabotaje de gira por la que fue acusada. Según su versión, parte de su equipo de bailarines le preguntó si podía irse de gira con Swift, a lo que ella le respondió que no había ningún problema siempre y cuando volvieran a estar disponibles cuando ella comenzara su gira. Cuando llegó el momento, Taylor Swift acusó a la cantante de querer sabotear su gira y robarse a sus bailarines. “Me enfadó y luego viene ella y escribe una canción sobre mí. ‘¿Es así es como quieres solucionarlo? Allí te va el karma’, dejó ir durante el programa.




 
Contraprogramación de nuevos trabajos 


Taylor Swift desconcertaba hace unos días a todos sus seguidores al decidir borrar todas las fotos que promocionaban el lanzamiento de su nuevo sencillo, que saldrá esta noche de jueves y que formará parte de su nuevo álbum, Reputation, que saldrá a la venta el próximo 10 de noviembre. Por su parte, Katy Perry también ha escogido la misma fecha para publicar el vídeo de su tema Swish, Swish en el que la cantante se ha rodeado de algunos famosos como estrellas del baloncesto o actores como J enna Ushkowitz o Gaten Matarazzo, y podría reservar alguna indirecta hacia su conocida enemiga.

Swift es la cantante que más gana según anunció recientemente la revista Forbes, aunque no despierta muchos simpatías en un sector en el que tiene otros enemigos como su exnovio Calvin Harris o el rapero Kanye West que ya ha lanzado varios dardos contra ella. No parece que con algunos internautas su relación sea mucho mejor. En 2012, la diva se asoció con Chegg, una empresa de libros de escuela online, para llevar a cabo una votación en la red y donde la escuela que recibiera más votos en un concurso que llevaron a cabo obtendría gratis un concierto de la diva.




El concierto en una escuela para niños sordos que Swift jamás realizó

Lo que ocurrió es que el primer que se abrió la votación despuntó con miles de votos la Escuela Horace Mann de Boston para Sordos, colegio que finalmente ganó aunque, curiosamente, fue descalificado por Chegg por “la forma como obtuvo los votos”. Taylor jamás apareció en Horace Mann, pero ofreció a todos los estudiantes entradas gratis para ver su actuación cuando estuviera en Boston.

Musicalmente hablando, Swift y Perry volverán a ser en las próximas horas protagonistas. Sus nombres aparecerán, una vez más, juntos pero no revueltos, en un nuevo episodio de una afrenta personal que lejos de diluirse parece que tiene entretenido a un sector que tampoco hace ascos a unas polémicas que, en la mayoría de casos, ayudan a que la promoción sea, si cabe, más mediática. La pipa de la paz sigue criando malvas.





La mala relación entre ambas ya dura más de seis años

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...