Así serán los primeros smartphones de 2018: pantallas enormes y muchas cámaras

 

 

 

Con el final de 2017 a punto de llegar, los fabricantes ultiman los pocos detalles que quedan para iniciar la producción masiva de los primeros nuevos smartphones de 2018.

En Corea Samsung prepara su Galaxy S9 y LG ultima el nuevo G7 a pocos kilómetros de distancia. En el sur de China, Huawei prepara el nuevo P11 mientras que sus vecinos de Pekín, Xiaomi, da las últimas pinceladas al Mi7. Cuatro smartphones que van a llegar antes de que la primavera y que van a dominar los escaparates de las tiendas españolas por primera vez.

 

 

 

El Galaxy S9 es seguramente el más esperado. La cadena de producción calienta y llegan las filtraciones. Quizá Samsung se adelante por la derecha al resto de los fabricantes con una presentación durante el CES de Las Vegas en los primeros días de enero.

Con toda seguridad mantendrá un diseño continuista con su predecesor. El Galaxy S9 será un modelo con menos marcos todavía pero manteniendo un marco superior horizontal para mantener cámaras y sensores. Se espera que Samsung incorpore tecnología láser para capturar formas tridimensionales y permitir identificarse de forma segura con nuestras caras.

 

En cuanto a procesadores, serán dos distintos dependiendo del país de destino o el operador, pero de rendimiento similar. Una estrategia que lleva funcionando a Samsung desde hace varios años. En 2018 serán el Snapdragon 845 que Qualcomm promete será un 30% más rápido, con mejoras gráficas centradas en la realidad virtual y la toma de fotografías, y que será el elegido por el resto de fabricantes también. El segundo chip será el Exynos 9810 diseñado y fabricado por la propia Samsung.

Por la parte trasera, se espera que tanto el Galaxy S9 como su hermano mayor el Galaxy S9 Plus cambien dos elementos. Incorporarán una doble cámara similar a la del Note 8 que tan buen resultado ha dado, y corregirán la posición del lector de huellas. Si es que deciden mantenerlo y no eliminarlo en pos de la identificación facial. Sea como fuere, el Galaxy S9 sería pues una versión más redonda del S8.

 

El LG G7 seguirá también con una evolución del excelente LG G6 de este año. Contará también con el Snapdragon 845 evitando uno de los puntos débiles de su predecesor, que llegó con un procesador inferior al de su competencia directa.

Se espera que los coreanos incorporen un escáner de iris que detecte a su dueño con precisión, aunque quedan dudas sobre la utilidad de este sensor. Si LG obtiene mejores resultados que Samsung con el suyo, podría tener sentido utilizar este método en vez de un mapa 3D de nuestra cara.

Mantendrá con total seguridad su sistema de doble cámara con un gran angular para capturar escenas amplias, y un lector de huellas en la parte trasera. Quizá podamos verlo durante el Mobile World Congress de Barcelona.

 

El terminal que parece cambiará mucho será el Huawei P11 que seguramente se adelante y llegue durante el mes de febrero. El fabricante se centrará en dos grandes cambios: una pantalla más alta y rodeada de marcos reducidos que incorpore un flequillo interior similar al del iPhone X, según se ha podido ver en una versión adelantada del software.

Por detrás, Huawei podría tirar por la vía del medio. Si el resto de fabricantes añaden dos cámaras, ellos tres. Un sistema de cámara triple podría permitir combinar un sensor de profundidad con uno tradicional y uno monocromo, o uno de gran angular. O de telefoto. Las posibilidades están muy abiertas y si acaba llegando será interesante poder probar hasta dónde han mejorado una cámara ya muy trabajada como la del Huawei Mate 10.

 

Por último, el Xiaomi Mi7 será el primer gran smartphone de la marca pekinesa que llegará directamente a España y otros países de Europa en una prueba de fuego para la compañía. Contará con un Snapdragon 845 y si son capaces de mantener un precio ajustado –marca de la casa– y mejorar el software con algunos retoques seguramente tengamos un móvil ganador para muchos.

El Xiaomi Mi6, su predecesor, destacaba por una cámara excelente y un gran rendimiento a un precio muy reducido con teléfonos similares de otras compañías. Solo puede ir hacia arriba está compañía en 2018.

En resumen, 2018 será un año dominado por Android Oreo, terminales más grandes de pantallas alargadas y módems que aunque sin ser 5G, podrán alcanzar tasas de descarga de hasta 1 Gigabit en condiciones óptimas.

Los fabricantes se centrarán mucho en la realidad virtual y aumentada, la conocida como realidad mixta, en aras de conseguir apuntalarse como referente para el gran público. Esperemos que el software acompañe para que puedan hacerlo realidad.

Fuente
Etiquetado ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *