¿Por qué sigue habiendo ceniceros en los baños de los aviones si está prohibido fumar?

 

 

No se fuma en los aviones. Desde la década de los 90 ya no, y es que fueron dos las razones principales por las que se decidió tomar esta drástica medida. Por un lado, el respeto a los no fumadores y las afectaciones de salud que provoca el tabaco y, por otro, la oxigenación del aparato que, a pesar de la presurización de cabina, no es igual que en tierra.

Por lo tanto, ¿por qué, a pesar de la restricción, siguen fabricando aviones con ceniceros en los baños? Parece una gran incoherencia, pero detrás del mantenimiento de este accesorio hay una razón.

Una medida de seguridad

 

 

Según el Huffington Post, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos obliga por ley a tener un cenicero por cada lavabo de la aeronave. Si se rompe o se pierde, la compañía debe reponerlo en un máximo de diez días.

Y es que en caso de que alguien infrinja la normativa y fume en los baños del avión, los ceniceros asegurarían que el cigarrillo quedara apagado y se evitaría un incendio a bordo.La incorporación de estos pequeños accesorios en los nuevos modelos no es para nada un capricho, sino que son una medida más de seguridad aérea.

Así que, aunque esté totalmente prohibido fumar en los aviones- y se toman medidas legales si alguien lo hace-, siempre será mejor tener un cenicero en el baño a mano.

Fuente
Etiquetado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *