Un hombre muere tras ser “succionado” por una máquina de resonancia magnética.

 

 

 

Un hombre de 32 años, Rajesh Maru, murió el pasado fin de semana en un hospital de Bombay (India) tras ser absorbido por una máquina de resonancia magnética. La familia del fallecido asegura que su muerte fue causada por una negligencia médica.

Según publican varios medios nacionales, el joven accedió a una sala portando un tubo metálico de oxígeno en la mano. El cilindro activó la fuerza magnética de la máquina de resonancia, que succionó a la víctima. Al parecer, su mano se atascó en la máquina y cuando sus acompañantes lograron sacar su cuerpo, ya estaba malherido. Fue llevado rápidamente a la sala de emergencias, donde fue declarado muerto en 10 minutos.

 

 

 

Un familiar del fallecido explicó a los medios que fue un enfermero quien le pidió a la víctima que accediera al cuarto con el cilindro. “Cuando le dijimos que las cosas metálicas no están permitidas dentro de una sala de resonancia magnética, respondió que no pasada nada, que lo hacían todos los días“, aseguró el testigo.

El decano del hospital, el Dr. Ramesh Bharmal, confirmó que existen letreros que avisan de la prohibición de entrar instrumentos de metal en la sala de resonancias.

Un doctor, un enfermero y un encargado de la limpieza del hospital han sido arrestados por las autoridades, y el primer ministro del Estado de Maharastra, Devendra Fadnavis, ha asegurado que se indemnizará a la familia de la víctima.

 

 

 

Fuente: LaVanguardia

Etiquetado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *